Cómo organizarse con familiares, amigos y/o vecinos (truco 3)

Si nos sentimos estresadas, agobiadas y/o abrumadas, una buena manera de relajarnos es buscar un poco de tiempo sin niños, para no hacer nada o para hacer las cosas que nunca podemos hacer con ellos delante.

 

¿Y cómo se hace? pensarás.

Pues bien, la opción más fácil es la familia. Podemos pedirle a las abuelas que se queden con ellos una tarde a la semana y programarnos alguna actividad. O una noche al mes que nos permita cenar fuera, recuperar un poco de intimidad con la pareja o dormir, si eso es lo que nos falta.

Otra opción son las hermanas o cuñadas con hijos. En ese caso podemos hacer un intercambio. Nos quedamos una tarde, una noche o, por qué no, un día en el campo con todos los niños, y otro día se quedan ellas. Así ganamos todas y el esfuerzo merecerá la pena.

Si no tienes familiares cerca, no te preocupes. Esto es algo cada vez más habitual y siempre hay opciones.

Amigas y vecinas con hijos de edades similares a los tuyos pueden resultar incluso mejor, pues los niños se ven muy a menudo y están acostumbrados a jugar juntos y a divertirse, por lo que requieren menos atención de los adultos a su cargo.

Lo importante aquí es programarlo con antelación para no desperdiciar el tiempo libre, ni liarnos con tareas cotidianas. Recuerda que esto lo hacemos para desestresarnos, no para planchar, limpiar o cocinar.

 

Otra forma de conseguir algo de tiempo es compartir tareas.

Seguro que hay alguna vecina que lleva a sus hijos al mismo cole que tú. Si una semana los lleva ella y a la siguiente lo haces tú, ahorráis las dos tiempo y energías. Y si tenéis que ir en coche, el ahorro es aún mayor. Esto vale también para las clases extra-escolares, para ir al parque, al cine…

Además, los niños aprenden a relacionarse con los adultos de una manera diferente cuando sus padres no están delante y eso les enriquece y les proporciona nuevas herramientas.

 

Si se te ocurren más tareas que podamos compartir con otras mamás, no dudes en comentarlas. Aquí os dejo algunas:

– Cada semana hace una un postre casero (si además aprovechamos para hacerlo con los niños cuando se juntan con vecinos, primos y demás, mejor que mejor).

– Cada día los niños hacen los deberes en una casa diferente, con una sola mamá solucionando dudas.

– Cada viernes se juntan varias mamás en una casa y mientras unas organizan pintura de dedos, plastilina, etc… otras se encargan de los más pequeños (esto no te da tiempo libre, pero te proporciona la oportunidad de jugar con tus hijos mayores mientras alguien cuida de tu bebé, por ejemplo).

Espero un montón de sugerencias. Animáos.

 

En un mundo en el que cada vez nos sentimos más solos, compartir es el camino.

Anuncios

Cómo organizar el día (truco 2)

Una buena manera de comenzar el día es haciendo una lista de todas las tareas que tenemos que realizar a lo largo de la jornada.

La mayoría de las personas que se organizan de esta manera lo hacen por prioridades. De lo más urgente a lo menos. Y es un buen método si tienes pocas cosas que hacer (algo que no nos suele suceder a las mamás).

A menudo la lista es tan larga que no se cumple entera y lo del final se pospone una y otra vez. Así, cosas personales como pintarse las uñas, ir a la peluquería o leer un rato no se hacen hasta que una uña se rompe, el flequillo no te deja ver o necesitas saber cómo funciona la cámara de vídeo.

Yo os propongo hacer una lista diferente, dividiendo las tareas de la siguiente manera:

– casa (limpieza, cocina, plancha, compra,…)

– hijos (transporte, aseo, juego,…)

– trabajo remunerado (si lo hay)

– personal (relaciones sociales/de pareja, deporte, aseo, ocio, relax,…)

Si somos realistas a la hora de escribirla y nos organizamos bien, conseguiremos hacer la mayoría de las tareas (o  todas) de cada grupo, equilibrando el día y haciéndonos sentir mucho mejor.

Aunque no es lo habitual, es verdaderamente importante dedicarse algo de tiempo a una misma para no sucumbir al estrés o a la frustración.

Sentir que no eres sólo madre, arreglarte un poquito, disfrutar con tu pareja y hacer vida social, hará que el exceso de tareas o la rutina sean más llevaderos.

Si a estas alturas te estás preguntando cómo se hace para sacar tiempo libre cuando no das abasto con todo lo que ya haces, te propongo seguir merodeando por este blog, donde encontrarás algunos trucos para conseguirlo y podrás compartir tus dudas.

Si por el contrario, ya lo has conseguido y eres una mamá sin estrés, que disfruta de la vida, te invito a compartir tu experiencia y enriquecernos a todas.

Si en lugar de eso, lo que quieres es hacer una crítica, comentario o sugerencia ¡adelante!

Sois todas bienvenidas.

Menú semanal familiar 1

Aquí tenéis un menú semanal familiar completo.

menu1

(pinchar para agrandarlo)

Esto os puede servir de base para elaborar vuestro propio menú semanal adaptándolo a los gustos familiares y al estilo de los cocineros. O si lo preferís, puedo ir añadiendo algunas de las recetas y lo probáis tal cual.

Si os fijáis, he puesto algunos platos con asteriscos para señalar cuales se pueden cocinar en abundancia para luego utilizar las sobras y cuales se elaboran con las sobras de la semana.

En el menú incluyo desayuno, media mañana y merienda para adaptarlo lo más posible a los pequeños de la casa, pues así os vale como menú infantil. Al hacer la lista de la compra debéis tener en cuenta cuales son las necesidades y los gustos de los adultos.

Poquito a poco iré añadiendo recetas para reutilizar las sobras, no tirar comida y además no cocinar todos los días, pues se trata de ahorrar tiempo y energías para dedicarlas a disfrutar de la maternidad y controlar el estrés. También os explicaré cómo se hace un menú semanal familiar para que sea equilibrado y sano, contando siempre con los niños. Aunque no soy ninguna experta, si he aprendido mucho leyendo y leyendo y probando una y otra vez con mis hijos hasta dar con lo que más les gusta. Y he de decir que por ahora tienen los dos un gusto de lo más variado y lo mismo comen carne que pescado, todo tipo de fruta y cantidad de verdura. Así que, algo estaré haciendo bien, supongo.

Si hay alguna mamá experta, la invito a añadir o rectificar todo cuanto quiera. Este es un blog pensado para compartir. Para dar, recibir y crecer.

Cuéntame ¿qué te parece?

Elaborar un menú semanal (truco 1)

Esto no es nada nuevo. Lo que pasa es que he encontrado muy pocas mamás que lo hagan y tiene numerosas ventajas.

La primera es que puedes organizar mejor la compra. La mayoría de mamás se quejan de la cantidad de veces que van al supermercado, donde se pierde un tiempo precioso y se vuelve más estresada de lo que se va.
Con el menú delante es mucho más fácil hacer una lista semanal completa. Si no olvidamos añadir también los productos de higiene y droguería, y algo más de picoteo por si se presenta alguien en casa, ahorraremos muchas salidas de última hora.

Otra de las cosas de las que siempre nos quejamos las mamás es de no saber qué hacer de comer. Al principio cuesta un poco y podemos pedirle ayuda al resto de la familia. Una vez que tengas 4 ó 5 menús preparados, ya te olvidas. Aunque siempre puedes ir retocándolos un poco para añadir nuevas recetas o productos de temporada. Eso ya, a tu gusto.

Además, si lo cuelgas en un sitio visible podrás descongelar por la noche lo del día siguiente o por la mañana lo de la cena, en vez de usar tanto el microondas. Es más barato y queda más rico.

Y por último, y no menos importante, conseguimos un menú equilibrado y sano, algo que a las mamás nos preocupa bastante.

¿Se te ocurre alguna razón para no hacerlo?

En la sección de recursos iré añadiendo menús, recetas, cantidades recomendadas para niños de diferentes edades y consejos para elaborar tu propio menú.