Cocinar con sobras: Canelones de judías blancas con chorizo.

Si te han sobrado judías blancas (con o sin chorizo), esta es una receta facilísima y que gusta mucho a los niños. Una deliciosa forma de comer pasta con mucho hierro y ahorrar tiempo cocinando.

INGREDIENTES:
Sobras de judías blancas con su caldo (con o sin arroz, como lo suelas hacer)
Sobras de chorizo y panceta de las judías (opcional)
2 huevos cocidos
Láminas de canelones
Bechamel
Aceite de oliva virgen

Triturar las judías con su caldo, hasta conseguir una crema más o menos espesa. Si te quedaron muy aguadas las judías, reservar el caldo e ir echándolo poco a poco hasta conseguir la textura deseada. Cocer las láminas de pasta y reservarlas. Hacer la bechamel y mezclarla con el huevo cocido y picado. Si te sobró chorizo y/o panceta, sofreirlos hasta que queden crujientes y reservar. A veces no sobra y no pasa nada. Esta receta queda muy sabrosa sin ellos, igualmente. Rellenar los canelones con la crema y enrollarlos. Echar la bechamel por encima y gratinar en el horno hasta que se doren. Verter el chorizo y la panceta por encima y… listo.

Una receta rápida, nutritiva y económica (ya que cocinas con sobras).

¿Qué haces tú con las sobras? ¿nos lo cuentas?

Anuncios

Cocinar con las sobras del cocido: Humus

Hoy voy a contaros cómo cocinar con las sobras del cocido y no tirar nada.  Así además, no cocinamos todos los días, pues se trata de ahorrar tiempo y energía para dedicarlas a nuestros hijos y/o a nosotras mismas.

Para empezar os diré que si os sobra col o repollo cocido (algo habitual habiendo carne y garbanzos tan riquísimos), podemos añadirla a la tortilla de patatas y queda también… ummm. A mis niños les encanta. Pruébalo con los tuyos y me cuentas.

Si lo que nos ha sobrado es carne con garbanzos, podemos hacer humus, que vale tanto para primer plato como para aperitivo (ideal con tostas de pan).

humus

Ingredientes:

• 200 gramos de garbanzos cocidos

• Carne sobrante del cocido

• 1 diente de ajo

• 100 ml. de aceite de oliva virgen

• Comino en polvo o entero (al gusto)

• Pimentón dulce, pimienta negra, perejil (opcional) y sal.

Trituramos los garbanzos con el ajo, añadimos poco a poco el aceite hasta que quede una crema espesa, salpimentamos y sazonamos con comino.

Picamos la carne, la salteamos y la doramos. La reservamos y añadimos el pimentón.

Servimos el humus frío y colocamos la carne en el centro, haciendo un hueco en la crema. Si lo acompañamos con tostas de pan, buenísimo.

 

Y ya ves, no hay receta más fácil, nutritiva y resultona. A los niños les encanta (si no nos pasamos con la pimienta) y es una buena fuente de hierro.

Si no te ha sobrado carne, no te preocupes. Puedes echar el pimentón sobre el humus directamente o suprimirlo, según gustos.

¡Qué lo disfrutéis!

Menú semanal familiar 1

Aquí tenéis un menú semanal familiar completo.

menu1

(pinchar para agrandarlo)

Esto os puede servir de base para elaborar vuestro propio menú semanal adaptándolo a los gustos familiares y al estilo de los cocineros. O si lo preferís, puedo ir añadiendo algunas de las recetas y lo probáis tal cual.

Si os fijáis, he puesto algunos platos con asteriscos para señalar cuales se pueden cocinar en abundancia para luego utilizar las sobras y cuales se elaboran con las sobras de la semana.

En el menú incluyo desayuno, media mañana y merienda para adaptarlo lo más posible a los pequeños de la casa, pues así os vale como menú infantil. Al hacer la lista de la compra debéis tener en cuenta cuales son las necesidades y los gustos de los adultos.

Poquito a poco iré añadiendo recetas para reutilizar las sobras, no tirar comida y además no cocinar todos los días, pues se trata de ahorrar tiempo y energías para dedicarlas a disfrutar de la maternidad y controlar el estrés. También os explicaré cómo se hace un menú semanal familiar para que sea equilibrado y sano, contando siempre con los niños. Aunque no soy ninguna experta, si he aprendido mucho leyendo y leyendo y probando una y otra vez con mis hijos hasta dar con lo que más les gusta. Y he de decir que por ahora tienen los dos un gusto de lo más variado y lo mismo comen carne que pescado, todo tipo de fruta y cantidad de verdura. Así que, algo estaré haciendo bien, supongo.

Si hay alguna mamá experta, la invito a añadir o rectificar todo cuanto quiera. Este es un blog pensado para compartir. Para dar, recibir y crecer.

Cuéntame ¿qué te parece?

Elaborar un menú semanal (truco 1)

Esto no es nada nuevo. Lo que pasa es que he encontrado muy pocas mamás que lo hagan y tiene numerosas ventajas.

La primera es que puedes organizar mejor la compra. La mayoría de mamás se quejan de la cantidad de veces que van al supermercado, donde se pierde un tiempo precioso y se vuelve más estresada de lo que se va.
Con el menú delante es mucho más fácil hacer una lista semanal completa. Si no olvidamos añadir también los productos de higiene y droguería, y algo más de picoteo por si se presenta alguien en casa, ahorraremos muchas salidas de última hora.

Otra de las cosas de las que siempre nos quejamos las mamás es de no saber qué hacer de comer. Al principio cuesta un poco y podemos pedirle ayuda al resto de la familia. Una vez que tengas 4 ó 5 menús preparados, ya te olvidas. Aunque siempre puedes ir retocándolos un poco para añadir nuevas recetas o productos de temporada. Eso ya, a tu gusto.

Además, si lo cuelgas en un sitio visible podrás descongelar por la noche lo del día siguiente o por la mañana lo de la cena, en vez de usar tanto el microondas. Es más barato y queda más rico.

Y por último, y no menos importante, conseguimos un menú equilibrado y sano, algo que a las mamás nos preocupa bastante.

¿Se te ocurre alguna razón para no hacerlo?

En la sección de recursos iré añadiendo menús, recetas, cantidades recomendadas para niños de diferentes edades y consejos para elaborar tu propio menú.

¿Sin estrés? ¿Cómo se hace?

Bueno, este es mi primer día como mamá bloguera y quiero empezar presentándome.
Mi nombre es Beatriz, tengo 38 años y soy madre de dos niños de 5 años y 19 meses.
Mi pasión por la lectura, la infancia y la búsqueda de la felicidad me han traído hasta aquí. Y supongo que por eso mismo has encontrado este blog tú también.
Durante estos 5 años de maternidad no he parado de leer, en los ratos que mis dos peques me han dejado, sobre todos los temas relacionados con ellos: educación, salud, alimentación, juego, desarrollo y… bueno, que os voy a contar que no sepáis. Si habéis llegado hasta aquí es porque buscáis tanto como yo.
Y entre toda esa información que he ido absorbiendo, he echado de menos un poco más de práctica porque, a la hora de criar a mis hijos, he tenido que ir probando y errando una y otra vez hasta dar con lo que mejor se adaptaba a ellos y a mí. Y a menudo me he sentido desbordada con tantas teorías que no conseguía compaginar con mi día a día. La casa, los hijos, el trabajo, la pareja, el ocio…
¿Cómo puedo tener paciencia si no duermo, tiempo para jugar si está la nevera vacía, una comida sana y apetecible si están con 40 de fiebre? ¿Cómo se puede abarcar tanto sin estresarse y seguir disfrutando de la vida?
Pues bien, creo que he ido encontrando algunos pequeños trucos que me han ayudado a hacer todo esto más llevadero. Y compartir mi experiencia y aprender de la vuestra es una forma más de ahorrarnos tiempo y energías para disfrutar plenamente de nuestra maternidad.
¿y tú, cómo lo haces?

* Cuando digo maternidad, también quiero decir paternidad. No os ofendáis, papás. Solo es cuestión de ahorrar tiempo.