Aprender a pedir ayuda (truco 8)

Una buena relación se basa en la comunicación. Y una buena comunicación se basa en la sinceridad. Por eso, para que existan buenas relaciones (familiares y de amistad) es fundamental que aprendamos a expresar nuestros sentimientos y necesidades.

A menudo pensamos: “con lo cansada que estoy ya podía mi pareja ayudarme más” “ya podían los abuelos llevarse a los niños una tarde” ” a ver si los niños recogen un poco”. Y pensamos que es tan evidente que debería pasar por sí solo. Así que, cuando no pasa, nos sentimos resentidas con ellos.

Pero no sabemos lo que pasa por la mente de los demás, al igual que nadie sabe lo que pasa por la nuestra. Y, aunque la empatía consiste en ponerse en el lugar del otro, no siempre ocurre como queremos.

En ocasiones, sí llegamos a decirlo en voz alta: “cariño, necesito más ayuda por tu parte”, “abuelos, cuando queráis os podéis llevar a los niños a pasear”, “niños, tenéis que ayudar en casa”. Y cuando no ocurre, nos frustramos aún más y nos preguntamos ¿qué pasa? ¡si ya lo he pedido!

Sin embargo, esto tampoco es buena comunicación. Dependemos de nuevo de la empatía para que el otro sepa cuándo y cómo debe actuar.

Así que no nos queda más remedio que ser concretas: “cariño esta noche necesito que te levantes cuando llamen los niños”, “abuelos ¿mañana podéis recoger a los niños y traerlos a las nueve?”, “niños, antes de cenar recoger vuestra habitación”.

De esta manera nadie tiene que suponer nuestras necesidades. Todos saben lo que deben hacer y les damos la oportunidad de ayudarnos o expresar sus propios deseos o necesidades.

Y es que las suposiciones no tienen sentido. A veces, si lo hablamos, nos damos cuenta de que lo que pensábamos no era exactamente lo que estaba pasando. Sin embargo, lo hemos sufrido igual que si fuera verdad. ¿cuantas veces no hemos “supuesto” que alguien había sufrido un accidente porque llegaba tarde y luego venía con una explicación de lo más normal? Pues las secuelas del sufrimiento que provoca ese pensamiento son las mismas que si hubiera pasado. Así que nos hacemos más viejas y matamos más neuronas de las necesarias.

Si lo que conseguimos pidiendo ayuda es una excusa es un buen momento para hablar de ello (con niños o adultos) y hacerles ver el sobre esfuerzo al que estamos sometidas, la frustración que sentimos o la necesidad de descanso físico y emocional.

Y si aún así no lo entienden… enséñales este vídeo:

 

¡Feliz sábado!

Anuncios

7 comentarios en “Aprender a pedir ayuda (truco 8)

  1. Fantástico el video! La verdad es que a veces no nos damos ni cuenta de lo que significa estar disponibles 24 horas siempre. Ni durante el embarazo pensé que podía ser tan sacrificado y a la vez hacerme tan feliz! Deberíamos pedir más ayuda a nuestro entorno y hacerles reflexionar sobre lo que supone nuestro “trabajo”, porque este ritmo de vida que llevamos hoy nos puede superar

    Me gusta

  2. Fantástico el video, la verdad es que a veces no nos damos ni cuenta que estamos disponibles 24 horas al día siempre. Ni durante el embarazo pensaba que realmente sería tan sacrificado y que a la vez me haría tan feliz! Deberíamos aprender a pedir más ayuda y hacer reflexionar a los demás sobre nuestro “trabajo” porque creemos que podemos con todo y a veces este ritmo nos supera

    Me gusta

  3. Fantástico el video, sólo cuando eres madre sabes lo que significa estar disponible 24 horas al día siempre, no existe cansancio ni excusas, estás ahí para lo que haga falta. Ni cuando planeabas el embarazo pensabas que realmente era tan sacrificado y que a la vez te haría tan feliz. Deberíamos hacer reflexionar más a los que nos rodean y pedir más ayuda realmente porque creemos que podemos con todo y a veces este ritmo nos supera.

    Me gusta

    • Como tú muy bien dices, este ritmo que llevamos de 24 horas 365 días nos supera a todas. Por eso es tan importante aprender a pedir ayuda y comunicarnos de una manera eficaz. Esto vale tanto para la maternidad como para cualquier otro aspecto de la vida. Aprender a expresar lo que sentimos y necesitamos es esencial para las relaciones en general. Si con ello hacemos reflexionar a los que nos rodean, todos ganamos.
      Gracias por compartir tu opinión.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s